La Venereología es la ciencia que se ocupa del estudio de las enfermedades de trasmisión sexual (ETS), y se incluye dentro de la dermatología debido al gran número de manifestaciones cutáneas que las caracterizan.

Una ETS es una afección que se transmite de una persona infectada a otra principalmente por contacto sexual, incluyendo el contagio oral, vaginal o anal, a través del contacto directo o por medio de líquidos infectados. Las lesiones clínicas se manifestarán principalmente en el área genital, pero también es posible la afectación de otras localizaciones corporales. En ocasiones, el pudor y la vergüenza provocan que los pacientes acudan a la consulta médica en fases más avanzadas de la enfermedad, lo cual puede condicionar el éxito del tratamiento.

Por tanto, es importante acudir al dermatólogo en caso de aparición reciente de lesiones o protuberancias en la zona genital, secreciones anómalas, adenopatías o heridas no justificadas, especialmente si éstas aparecen después de tener un contacto de riesgo. Dentro de las enfermedades de diagnóstico habitual en la consulta, se incluyen el herpes simple, las verrugas genitales o condilomas cutáneos, la uretritis o vulvo-vaginitis bacteriana y la sífilis.

En muchas ocasiones el tratamiento de estas enfermedades se realiza con medicación tópica, oral o intramuscular, aunque en ocasiones es necesario la realización de técnicas dermatológicas específicas para la eliminación de las lesiones (crioterapia, electrocoagulación, curetaje…).